GUATEMALA APRUEBA LA LEY CONTRA EL ABORTO Y LA DIVERSIDAD SEXUAL Y DE GÉNERO

𝘍𝘰𝘵𝘰: 𝘊𝘳𝘪𝘴𝘵𝘪𝘯𝘢 𝘊𝘩𝘪𝘲𝘶í𝘯 𝘙𝘰𝘥𝘳í𝘨𝘶𝘦𝘻

La Ley Para la Protección de la Vida y la Familia, fue aprobada el pasado 8 de marzo por el Congreso de Guatemala. Una Ley que penaliza, de manera mucho más severa, con mínimo 5 años de cárcel, los abortos en el país y que busca combatir a esos grupos que desde el Gobierno catalogan como “grupos minoritarios de la sociedad, que proponen corrientes de pensamiento y prácticas incongruentes con la moral cristiana”.

Esta Ley, que inicio su recorrido durante el 2017 (iniciativa 5272), terminó de materializarse en el congreso con 102 votos a favor de los diputados aliados a la bancada Vamos, la del presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei.

La iniciativa tiene tres propuestas básicas:

  1. Modificar el Código Penal para que las mujeres que abortan reciban penas más duras.
  2. Eliminar la Educación Integral en Sexualidad.
  3. Prohibir que personas del mismo sexo puedan unirse o contraer matrimonio.

Durante la sesión se pudieron escuchar frases como estas «por concepto de familia entendemos la unión de un hombre y una mujer» en boca de la diputada Patricia Sandoval, y “cuando a mí me hablan de familias diversas, yo quisiera con todo respeto que me expliquen a qué se refieren, porque yo no comprendo”.

𝘍𝘰𝘵𝘰: @𝘳𝘶𝘥𝘢.𝘨𝘵

Todo esto nos lleva a alzar la voz y queremos dejar clara cúal es nuestra posición como Entreamigos-Lagun Artean, entidad que trabaja con organizaciones aliadas en el país apoyando procesos de empoderamiento integral de mujeres en los ámbitos político, social, personal, comunitario y económico y que apoya a muchas niñas y mujeres en su acceso a la educación, como la postura de todas nuestras aliadas en Guatemala.

Creemos que es un retroceso de las libertades de todas las mujeres y personas LGTBIQ+ del país y que criminaliza a las mujeres que abortan y a todas las personas que se plantean una vida más allá de lo que dicta la “moral cristiana”.

La diputada Lucrecia Hernández Mack, agrupación Semilla, lo tiene claro y cree que esta ley por la vida y la familia lo único que va a conseguir es ahondar en la devastación emocional de las mujeres que sufrieron una pérdida espontánea de su embarazo, convirtiéndolas en “sospechosas”, por el riesgo de ser perseguidas y penalizadas.

A esto hay que añadir que esta ley considera como anormales a todas esas personas no heterosexuales y esto generará aun más discriminación, estigma, intolerancia y discursos y crímenes de odio.

Desde EA-LA nos sumamos a las palabras del Procurador de los Derechos Humanos guatemalteco, Jordán Rodas, que dice “esta ley viola los derechos humanos” y “viola los acuerdos y convenios internacionales ratificados por el Estado de Guatemala”. A todo esto añadió que plantearán una «acción de inconstitucionalidad» ante las autoridades para que la normativa «no tenga efectos».

𝘍𝘰𝘵𝘰: 𝘊𝘳𝘪𝘴𝘵𝘪𝘯𝘢 𝘊𝘩𝘪𝘲𝘶í𝘯 𝘙𝘰𝘥𝘳í𝘨𝘶𝘦𝘻

Todo esto pone en riesgo a muchas organizaciones y defensoras por los Derechos sexuales y reproductivos y de la diversidad sexual, ya que la normativa, en su artículo 15, prohíbe también enseñar en los colegios, escuelas o entidades educativas nada que tenga que ver con la diversidad sexual.

“Se prohíbe a las entidades educativas públicas y privadas, promover en la niñez y adolescencia, políticas o programas relativos a la diversidad sexual y la ideología de género o enseñar como normales las conductas sexuales distintas a la heterosexualidad o que sean incompatibles con los aspectos biológicos y genéticos del ser humano”.

Frente a todo esto, hubo voces muy críticas dentro del parlamento como Samuel Pérez, también diputado de Semilla, que indicó ante sus compañeros el Congreso que la norma «en realidad debería de llamarse ley para encarcelar y matar mujeres» y agregó que «es una de las cosas más descaradas que están haciendo en esta legislatura y encima de todo lo hacen el Día de la Mujer».

DEL SÍ DEL PARLAMENTO AL NO DEL PUEBLO

Desde el mismo instante en el que se aprobó y firmo la ley, muchos movimientos de mujeres, movimientos por los derechos humanos y movimientos LGTBIQ+ del país salieron a las calles para protestar “Tenemos una estrategia para no retroceder en estos derechos humanos de la niñez, de las mujeres y de la comunidad LGBTIQ —concluye el abogado de MTM—. Vamos a agotar cada oportunidad que tengamos no solo para parar, sino para que no se vuelva a dar esta arremetida a los derechos humanos de estas poblaciones, que no son pequeñas; es la mayoría de la población la que está siendo vulnerada”, alzar la voz e intentar parar esta ley.

𝘍𝘰𝘵𝘰: @𝘳𝘶𝘥𝘢.𝘨𝘵

Día tras día, las movilizaciones han tomado las calles de Guatemala, y ayer 16 de marzo, 8 días después de su aprobación, el oficialismo la vetó en el mismo lugar en el que se aprobó días antes. ¿Por qué?

El mismísimo Alejandro Giammattei, según informa Prensa Libre, fue quien después de ver la reacción de la sociedad civil a esta Ley “Provida” fue quien se puso en contacto con la presidenta del congreso para pedir que se paralizara «al considerar que violaba la Constitución y convenios internacionales suscritos por Guatemala».

Desde Entreamigos-Lagun Artean junto con nuestras organizaciones aliadas en el país, hacemos nuestras estas palabras de Alma Chacón, activista del Consorcio por los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, “Esta ley estaba hecha demasiado fascista. Parecía ya de la época medieval”.

¡Gracias a todas nuestras aliadas por su lucha y reivindicaciones y por todas esas organizaciones que han salido diariamente a las calles y han gritado frente al congreso #NoALa5272!

Fuentes: Ruda, Prensa Libre, Prensa Comunitaria, Cristina Chiquín Rodríguez (Fotoperiodista), Asociación de Mujeres Mayas Oxlajuj E, CEIBA, Manctzolojya, Casa de la Mujer de Sololá